El flamante Presidente de la FIVB, junto a su esposa, Marina,
agradece los aplausos de los delegados
13