55
como la prolífica Bethania de la Cruz y la líbero Brenda Castillo, además de
la rematadora Cabral, veterana de la campaña olímpica en Atenas 2004.
La generación de Cabral marcó el comienzo del proyecto de
desarrollo en el país, que situó a la selección femenina de voleibol
entre las mejores del mundo. “Ya vieron los resultados en los Juegos
Olímpicos”, declaró Cabral. “En 2004, cuando llegamos a Atenas, nos
quedamos con la boca abierta: ‘¡Nosotras, en los Juegos Olímpicos!’.
Ahora tenemos más solidez como equipo”.
Milagros, cuyas fotos gigantes se podían admirar por todo Londres,
ha representado el voleibol dominicano por el mundo y ha jugado
profesionalmente en España, Italia, Rusia, Corea del Sur y Puerto
Rico. “Siento una gran satisfacción por formar parte de este grupo”,
aseguró sobre la campaña Héroes. “Es un sueño hecho realidad”.
Además, significa mucho para mi país, porque, gracias a los Héroes,
puedo motivar a muchas niñas dominicanas que sueñan con estar
en mi lugar. Hay niños que imaginan que llegarán a ser héroes. Yo
les ayudo. Me siento como Superman. Cuando era pequeña, soñaba
con conseguir esto en la vida, y lo he logrado”.
Sin embargo, Londres se ha convertido en el último capítulo de este
sueño. “Dejaré mi puesto a la nueva generación”, comentó. “Hay
un grupo de jóvenes realmente buenas, de las que todo el mundo
hablará en los próximos años. Me dedicaré a estudiar Administración
Deportiva e intentaré ayudar a los niños de los suburbios de mi país.
Quiero que hagan realidad sus sueños”.
Hay niños que imaginan que llegarán a ser héroes. Yo les ayudo. Me siento
como Superman”
Créanme, hay un grupo de jóvenes realmente buenas, de las que todo el
mundo hablará en los próximos años”