La jugadora, nacida en Hawái, tres veces olímpica y elegida mejor
jugadora de voleibol del año 2011 en Estados Unidos, tiene planeado
abrir una tienda de ropa con unas amigas en su ciudad adoptiva, Los
Ángeles. Sin embargo, no descarta regresar a las pistas.
Quiero dedicarme a algo que no tenga nada que ver con el voleibol”,
explicó Berg. “Lo más fácil sería hacerme entrenadora, y me parece
que sería muy buena. Pero he puesto tanto de mí en este deporte
que necesito un descanso. No puedo decir que nunca vaya a regresar,
pero ahora tengo que seguir por otros derroteros”.
He terminado, he puesto el corazón y el alma, y he conseguido
muchísimo, más de lo que jamás habría imaginado”
La selección de Estados Unidos mantiene la compostura tras la decepción
sufrida en la final
31