FIVB VolleyWorld 8/2013 - Español - page 6

Casi 12 meses después de la sensacional remontada de Rusia en la
final de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, la selección de Andrey
Voronkov volvió a derrotar a Brasil para agregar un tercer título de la
Liga Mundial a los dos que ya consiguió en 2002 y 2011. Mientras que
en Londres los rusos tuvieron que escalar la casi imposible cuesta de un
2-0 adverso y numerosos puntos de partido en contra, en Mar del Plata
exhibieron el aplomo de los campeones y se impusieron holgadamente
por 3-0 (25-23, 25-19, 25-19) en el partido número 100 y último de la
XXIV temporada de la Liga Mundial.
Aunque Brasil, nueve veces campeón, sigue ocupando el primer
puesto de la clasificación mundial, el resultado dejó claro que Rusia es
actualmente la mejor selección del planeta, algo que el seleccionador
de Brasil, Bernardo Rezende “Bernardinho”, no tuvo reparos en
reconocer.
“Rusia es una fábrica de jugadores”, declaró tras la final. “Los nuestros
son buenos, pero los suyos son mejores. Aunque tuvimos que prescindir
de algunas figuras decisivas en esta Liga Mundial, creo que los rusos
son los mejores del mundo ahora mismo”.
Un veredicto justo, dado que Rusia ha ganado los tres últimos
enfrentamientos directos entre las dos potencias. De hecho, sus dos
últimos triunfos se produjeron en un intervalo de menos de 100 horas
en el Estadio Polideportivo Islas Malvinas. En el primero de ellos, los
rusos se adjudicaron una reñida victoria por 3-2 durante la fase de
grupos, y luego volvieron a imponerse claramente a su rival en la final.
“No puedo explicar este sentimiento con palabras”, proclamó jubiloso
Alexey Spiridonov. “Es una victoria para mi equipo, pero también para
mi país. Nunca imaginé que ganaríamos por 3-0 contra Brasil y que el
partido no sería difícil. Cada punto fue de oro”.
El éxito de Rusia en la Liga Mundial se antoja más admirable si se
tiene en cuenta que compitió a las órdenes de un nuevo seleccionador,
Voronkov, y con un combinado muy diferente al que triunfó en
Londres. Tan sólo cuatro miembros del equipo vencedor en la final
olímpica, Nikolay Apalikov, Sergey Grankin, Dmitry Muserskiy y Maxim
Mikhaylov, han jugado en Argentina.
Nikolay Pavlov, no muy alto de estatura, se hizo gigante en la pista
de Mar del Plata, al igual que Muserskiy y Mikhaylov en Londres. El
atacante fue el máximo anotador en las últimas fases del torneo, con
87 puntos en su cuenta particular, 22 de ellos en la final. De modo que
su designación como “Jugador Más Valioso” no sorprendió a nadie.
Los problemas de Rusia en la posición de colocador parecen ser cosa
del pasado: Grankin ofreció una actuación sensacional y se conjuró
con Pavlov para formar el mejor dúo atacante del torneo. No obstante,
aún hay ocasiones en las que Rusia puede ser la peor enemiga de
sí misma, sobre todo por sus continuas pérdidas de concentración a
lo largo de un partido. Su derrota ante las colistas Cuba y Alemania
casi le cuesta la clasificación para la siguiente etapa. En la fase final,
Canadá dio un susto al campeón olímpico con su victoria por 3-2, pese
a haber empezado perdiendo por 2-0.
EN PORTADA
6
I,II,1,2,3,4,5 7,8,9,10,11,12,13,14,15,16,...26
Powered by FlippingBook