Sarah Pavan y Heather Bansley
Canadá
Si bien Sarah Pavan forma parte del grupo de jugadores que
participaron en Mazury 2013 después de haber cambiado el voleibol
por el voleibol playa, consiguió que los rivales tomaran buena nota de
sus actuaciones junto con su compañera, Heather Bansley.
Las canadienses superaron la fase de grupos con dos victorias y
una derrota. Aunque cayeron ante Barbara Hansel y Katharina
Schutzenhofer, de Austria, dejaron claro que, con más minutos
de juego, muy pronto serán una pareja a temer. Resulta fácil
comprender por qué Pavan es una rival temible. Con su 1,96 de
estatura, la jugadora de 26 años destacaba en la red por encima de
sus contrincantes, mientras Bansley, de 25 años, despejaba cualquier
peligro en la zaga.
Pavan retomará su exitosa carrera en el voleibol a finales de este año.
La jugadora figuró en cuatro ocasiones en el equipo ideal de Estados
Unidos durante su estancia en la Universidad de Nebraska y ganó el
título de la NCAA en 2006, antes de jugar profesionalmente en Italia
y Brasil. Aunque su asociación con Bansley se interrumpirá, no será la
última vez que las veamos juntas, ahora que los Juegos Olímpicos de
Río de Janeiro se vislumbran en el horizonte.
Vamos a seguir jugando hasta finales de agosto o principios
de septiembre. Después, Sarah regresará a las pistas cubiertas
una temporada más”, explicó Bansley. “El plan consiste en seguir
jugado en la playa con Sarah el próximo verano, y entonces iremos
ajustándolo conforme avancen los clasificatorios olímpicos”.
Miller Elwin y Henriette Iatika
Vanuatu
Miller Elwin y Henriette Iatika, de Vanuatu, no fueron precisamente
un equipo fácil en su primer Campeonato Mundial de Voleibol Playa
de la FIVB.
La pareja tuvo que recorrer un largo camino para llegar a Stare
Jablonki, con escalas en Brisbane, Dubái y Fráncfort antes de aterrizar
en Polonia, donde se encontraron realmente como en casa.
En la fase de grupos, ganaron un partido y perdieron dos hasta
auparse al segundo puesto de su lote.
En la primera eliminatoria se citaron con las olímpicas checas Kristyna
Kolocova y Marketa Slukova. No importó: jugaron como si hubieran
nacido para la ocasión y ganaron por 2-0. Su trayectoria se truncó al
final contra las primeras cabezas de serie, y a la postre campeonas,
Chen Xue y Zhang Xi, aunque antes amenazaron con dar la
campanada más sonora al ponerse a un punto de ganar el primer set.
Aquella derrota anunció su regreso al sur del Pacífico, pero
seguro que emprendieron el camino con una gran sonrisa.
Llevamos varios años entrenándonos sin descanso y hemos mejorado
mucho durante este tiempo”, comentó Iatika. “Nos llena de orgullo
el partido que planteamos a las chinas, que son las número 1 del
mundo, mientras que nosotras ocupamos el puesto 37º. Nuestros
amigos y familiares también se sienten muy orgullosos de nosotras;
hemos recibido muchos mensajes de aliento”.
15